Retail-Detail: Pop-Ups de ser una tendencia a lo convencional. La historia de cómo Pop-Ups se convirtió en «una sensación».

Los formatos comerciales a corto plazo, diseñados para captar clientes directamente con el propósito de generar conciencia de marca, vender productos de temporada, probar nuevos productos y mercados o responder a las necesidades locales no son tan recientes como podríamos pensar, tienen una historia que se remonta a muchos siglos atrás: a los primeros comerciantes viajeros.

El concepto más antiguo de comercio minorista incluía caravanas o soluciones de viaje que aparecían en diferentes ubicaciones, trayendo productos que de otra forma no habrían estado disponibles para los clientes, como productos exóticos: especias, alfombras, moda y mucho más. Estos comerciantes ambulantes visitaban diferentes ubicaciones en forma estacional o periódica, expandiendo tanto la demanda como la distribución de bienes que no estaban disponibles regularmente para la mayoría de los clientes en las áreas que visitaron.

Así que el concepto central de una tienda pop-up, que se conecta con las necesidades de los clientes, siempre ha estado ahí, evolucionando y refinando la experiencia que ofrecen.

 

¿Quién fue el precursor del concepto moderno de tienda efímera?

 

Ray Kawakubo, el fundador de la marca japonesa Comme des Garçons, abrió la primera tienda pop-up en Berlín en 2004, una decisión temporal y contra el establecimiento, una reacción contraria al aumento de las tiendas principales y el alquiler alto de las tiendas de la calle. . El objetivo de estas tiendas Guerrillas era abrir solo durante un año lejos de los centros y distritos de moda de las ciudades, gastando la mínima cantidad de dinero en los interiores y vendiendo todo el exceso y las colecciones anteriores sin vender. A pesar de tener un alma anti-mainstream, el concepto emergente tenía un propósito comercial sólido.

 

Comme de Garçon, después del experimento en Berlín, abrió y cerró tiendas en Varsovia, Helsinki, Singapur, Los Ángeles, Hong Kong y Glasgow y más ciudades de todo el mundo, en áreas impredecibles, permitiendo que la marca creciera y se hiciera un nombre dentro de la industria de la moda.

 

Este concepto emergente fue incorporado rápidamente por otras marcas y actores de la industria como una forma de llevar a las personas que marcan tendencia a su tienda, hoy en día las tiendas pop-up son herramientas que las marcas usan dentro de su estrategia comercial como un contenedor flexible para ideas, llegar a grupos específicos y ofrecer experiencias inolvidables.

 

Pop-ups en la cultura dominante

 

Internet, como cualquier nueva tecnología, también ha impulsado a las ventanas pop-up a evolucionar y enfocar sus características en la experiencia del cliente. Esto incluye crear un sentido de urgencia y exclusividad, lo que permite a las marcas desarrollar estrategias comerciales conectadas a la compra previa y posterior, trabajar a través del canal como un elemento clave en el comercio minorista: todos los clientes están buscando una experiencia de compra perfecta.

 

El pasaje a cultura dominante se volvió tan importante y el valor añadido de las pop-ups como herramienta para ofrecer algo diferente a los consumidores se hizo tan evidente que también otros sectores ajenos a la moda, cuna del concepto moderno de tiendas emergentes, lo adoptaron como herramienta de venta y comunicación:

 

Cines y teatros: vea lo que Pop-up Screen Cinema, una compañía con sede en Londres, se dedica a llevar el cine a los parques de la ciudad.

 

Turismo: Urban Adventures, una compañía enfocada en crear experiencias de viaje inolvidables, ofrece recorridos pop-ups por un corto período de tiempo para celebrar festividades específicas, festivales, eventos especiales o solo para probar si a los clientes le gustan los tours antes de ofrecerlos a un grupo más grande.

 

Ferias, festivales y conciertos: se han convertido en grandes plataformas donde los vendedores pop-up o incluso los eventos pueden encontrar el escenario perfecto para crear una experiencia memorable. Ya se ha convertido en un ícono, la última parada pop-up que YSL creó durante el Festival de Coachella para ofrecer un refrigerio a la belleza. Marcas como YSL saben que el festival se ha convertido en una plataforma para mostrarse al mundo donde lucir bien es todo.

Hoy en día, las tiendas pop-ups, aunque se han convertido en parte de la estrategia principal debido a su naturaleza flexible, tienen una gran fuerza al momento de captar la atención del público. El objetivo es crear un concepto que use estratégicamente el marketing tradicional en conjunto con el evento pop-up y las redes sociales, creando el zumbido necesario para despertar el interés de los consumidores. Go— PopUp ha estado trabajando en este sector durante varios años, por lo que sabemos cuáles son las mejores ubicaciones para atraer al grupo de clientes que tienes en mente.

 

 

Contacta con nosotros